domingo, agosto 24

MOSCÚ Y UN AMOR DE VERANO


La Plaza Roja está triste ya no están
los bellos ojos azules de Natacha,
Moscú ciudad avasallada en el pasado
cuna de asaltos de Mongoles
de Tártaros, de Napoleón y de los
Nazis, siempre estoica ciudad sobreviviente
de horrores y holocaustos
con sus noches blancas iluminada por el sol
de verano,
la soledad de sus noches sin mi traductora
de ojos azules como la inmensidad del cielo
amor escondido y prohibido
pasión de pocos días recuerdos de una vida,
adónde fuiste Natacha
qué te hiciste amor de verano
dónde quedaron tus sueños libertarios.

Moscú todos tus sitios históricos recorridos
una y otra noche
con mi adorada Natacha, amenazados hoy
por las modernas hordas del Salvaje que te violó
te tomo en sus brazos y deviene tu futuro trágico
poderosas mafias dominan tus calles
Catedral de San Basilio, testigo silencioso
de los horripilantes crímenes
el Café Púshkin mudo interprete de los vicios,
la droga se comercia en el Teatro Bolshoi
300 mil habitantes de la calle y de la noche deambulan
por las riveras del Moscova, de aguas turbias hoy.

La vuelta de la tortilla rusa dada por el Salvaje,
atracan en la Plaza Roja, Torre del Salvador
amenazada por dos mil niños de la noche
víctimas del sexo y de la droga
el Gran GUM asaltado por hordas de hambrientos
moscovitas.

Dónde tanto dolor por la ciudad de amplias avenidas
árboles y cuna de bellos sentimientos
amor libre y libertario de recónditas pasiones
año 1979 luces de la noche blanca
horas de ensueño vividas en compañía
de la hermosa siberiana que deviene
de gélidas regiones ancestrales.

Aún recuerdo sus labios comulgando
Das Spashiva nas drovie tovarich *
sus labios besando como queriendo
consumir el mundo de nuestras pasiones
desespero de la despedida
anuencia eterna de nuestros amores truncos
ojos azules bellos, piel morena de la
montañas del Kajhastan, curvas preciosas
de las estepas siberianas,
pasión de ayer, evocación del presente
Dasvidania Natacha
Dasvidania Moscú **

Fabio Alberto Cortés Guavita

Mis viajes