jueves, agosto 28

29. Venerado cuerpo


Los labios recorren una y otra vez
la piel desnuda
acariciando los enhiestos pezones purpúreos,
frascos donde se purifican etéreos venenos
manos que acarician el venerado cuerpo
en busca del perfecto cáliz de la vida,
ella comprime los muslos,
recatados y perfectos,
donde el sexo estimulado se defiende y esconde,
al mismo tiempo que se estremece
en voluptuosas ansias celestiales
negando la vida al amor que la reclama.

Fabio Alberto Cortés Guavita
Colombia

Mis viajes