domingo, septiembre 14

87. Madre, el verdadero amor


Madre, el único amor

Madre quién eres tú
que llenas mi alma
y das luz a mis tristezas
donde hay vacío estás tú para llenarlo

Cuánto dolor hay en mi alma
causado por espinas
que no son más que aventuras,
al regreso siempre te encuentro vieja adorada
con tus brazos extendidos
como cuando yo era un niño
que corría a tu regazo presuroso
eres el único amor... el verdadero.

He vertido mares de llanto
porque la noche es fría
afuera la oscuridad hiela la sangre,
que absurda incomprensión la de la vida
que amargo es vivir en soledad
pero si Dios así lo quiere
yo también madre querida

Hoy y siempre
en el silencio que muere ante un altar
en la arena que inunda la conciencia
en las galaxias que huyen a mi llanto,
en el hastío que mata la ilusión,
mañana la luz se apaga
sólo quiero madre que seas tú
quien cierre mis pupilas cuando llegue el día

Madre querida que en vigilia permaneces
al pie de mi vida
sigo siendo ese niño que añora tus caricias
que siempre torna al nido

Gracias a la vida
que me da la dicha de encontrarte siempre,
madre mía llena este vacío
dale luz a mi tristeza
llena mi vida con tu cariño
Madre, el único amor...
el verdadero.

Fabio Alberto Cortés Guavita
Colombia

Mis viajes