viernes, septiembre 12

75. Adios para siempre


No pidas perdón amor
no fue culpa tuya, fue el destino
que se interpuso en nuestro destino,
no llores, no derrames tus lágrimas,
se romperá el dique de las
evocaciones y hoy como ayer
seguiremos por senderos distintos.

Al verte hoy de nuevo en mi camino
quisiera redimir el tiempo
Cómo hubiera sido mi vida contigo?
Acaso me hubieras amado?
Yo siempre te ame en el silencio
de mis noches lúgubres sin ti,
en la soledad de mis angustias.

Pero no amor que podrías decir
a mis pesares, mejor has de cuenta
que este traspié, este albur del sino
nunca existió, nuestras vidas y caminos
jamás se encontrarán
es la ley del destino
tú con tu vida, yo con la mía amor.

Seamos felices con lo que la vida nos dio,
no temas mujer no se romperá la entraña
del sinuoso destino y nunca sabremos,
cómo serían nuestras vidas
si no te hubieras negado a este amor,
acaso el destino es sabio, y
nos puso este encuentro solo para entender
que fue mejor así mujer.

No llores mujer, no fue tu culpa,
nos vamos por senderos distintos,
hoy como ayer,
seguiré amándote en mi soledad.
Vete ya mujer, no puedo fingir más
en este santuario del dolor,
no ves que me muero
de amor… mujer sin ti.

Fabio Alberto Cortés Guavita
Colombia

Mis viajes