domingo, septiembre 7

65. ¡Por favor!

Divinidad palpitante
que no permite
a la intrusa mano
liberar por un instante
de sus evasivas piernas
el delirante nudo,
haciéndole gemir de dolor
en lasitud extrema.


Fabio Alberto Cortés Guavita
Colombia

Mis viajes