sábado, octubre 18

108. Pasión desenfrenada


No quiero que el sol te desee
yo puedo proveer el calor que tus ansias claman
y embriagarte de pasión, de tal forma
que el mismo sol entone cánticos de pasión.

No quiero que las estrellas se aniden en tu pecho
ese nido me atañe solo a mi
allí reposará mi alma enamorada
las estrellas resplandecerán de alivio

No quiero que la luna sienta amor por ti
deja que sea mi pecho sin más
quien suspire por el privilegio de tenerte,
así los celos serán de la luna hipnotizada.

No quiero que los ríos te quieran abrazar
Tu cuerpo y el mío serán un solo cuerpo
Los abrazos serán nuestra protección
Para anegarnos en ríos de exaltación.

No quiero que los árboles imiten tus movimientos
Que sean solo nuestros en cadencioso ritmo
Para alcanzar el éxtasis de nuestro sentir
envidia sentirán los árboles solitarios sin tu amor .

No quiero que el agua se enamore de ti
tu sed solamente calmar yo puedo
con mil caricias de amor, para nadar
en aguas de pasión desenfrenada.

julio 18 de 2008
Fabio Alberto Cortés Guavita
Colombia

Mis viajes