lunes, noviembre 3

111. Que reine la paz


Se buscan cien mil tumbas
de campesinos cuyo delito ha sido
pensar de manera diferente.
Maldita violencia que no consiente
que la paz sea norma y no excepción
violencia cuyo origen intolerante
de actores deliberados que la consuman,
violencia estructural y organizada
desaparición forzada en la penumbra,
del antagonista ideológico.

Maldición validada en modelos
abominables, execrables y repugnantes
a dónde tanto odio, adónde tanto rencor
deshumanizada historia de calendas de horror
descuartizando seres humanos
asesinando con motosierra,
lanzando sus restos a la corriente
de los ríos de la patria
para evitar el vestigio del crimen
desolando campos y territorios ignotos
de ancestros inolvidables.

El terror y la muerte son pan del día
intolerancia maldita
siempre destruyendo al más débil
en su afán de imponer
modelos económicos del gran capital
violencia maldita que asola la patria
al amparo de la sombra del Estado
cómplice, complaciente y feroz,
elimina oponentes, devasta opiniones
a dónde la libertad, adonde el albedrío
violencia maldita por qué no permites
que reine la paz.


Fabio Alberto Cortés Guavita
Bogotá, junio 22 de 2008
Colombia

Mis viajes