martes, agosto 13

DELEITE DE LOS DIOSES


Náyade de los años juveniles
que altiva buscas el amor,
desdeñando la primavera
optas por el otoño, bella chiquilla
de cabellos negros y labios carmesí
tu cuerpo aún no ha madurado
ya empecinas tu sentir, maduras tu pasión
obstinada niña que entras así
sin saber cómo ni cuando
en contra de la razón estas tú, bella niña
ojos encantados que hablan del amor
sonrisa esplendorosa vital y juvenil,
enajenas con tu andar
deslumbras al sol y apenas a la luna,
primavera tenue, tierna y cautivante
apagas las estrellas y exterminas el dolor.

Ternura sensible de pasión desenfrenada
cómo pensar que tú conoces el amor,
cuándo creer en esa voluptuosidad
deleite de los dioses, amor ven ya,
cuerpo que se transforma de niña a mujer
en una noche desbordada y ardorosa
impetuosidad de lozanía recatada
tu eres rosa de los vientos áureos
en brazos de un castillo abandonado,
calor de la terneza que gusta del frío de la noche,
como cantar tanta belleza al desflorar del alba
hoy eres mujer, plena y satisfecha
lograste tu querer, alcanzaste la gloria
en un instante, mientras el corazón desecho
de quien no puedes amar… yace muerto ya.


Fabio Alberto Cortés Guavita
POETA MAESSE
Agosto 2013


Mis viajes