lunes, octubre 7

DIOS, NO ME LA QUITES


No expliques a nadie que ya no me amas,
si alguno pregunta diré que pronto
volverás al nido que siempre tuvimos,
es falso que me abandones por otro,
es cierto, con ansiedad te esperamos:
tu casa, tu sitio, mi amor y el viejo arrabal
todos prestos a tu retorno,
el rosal y el jardín de tus sueños de niña,
marchitos hoy, florecerán mañana.

Rinconcito arrabalero de mis noches
más tristes, pronto estaré contigo
mi alma no espera, necesita tu calor,
ya nada es como antes
todo se iluminaba con solo su presencia,
mi rincón lleno de amor espera verla pronto
amor de mil lunas y mil lágrimas vertidas,
traición de madreselvas no puede ser,
donde quiera que estés no me olvides mujer.

Por qué me dejaste en medio de la vida
abandonándome por quien no puedo odiar,
te refugiaste en Él y no en el cualquier sitio
ha sido el claustro del conventillo mi rival,
con Dios no puedo competir amor,
todo está perdido: tu amorosa con Él,
en brazos de Él y yo muriendo de dolor
no es justo que te vayas con Él
amor, que será de mí y del viejo arrabal.


Fabio Alberto Cortés Guavita
POETA MAESSE

Mis viajes