martes, noviembre 25

LIBERTARIO - VIVENCIAS




Al caminar en la inmensidad etérea de la desértica Bogotá de los años 50, a solo cuatro cuadras del hogar me sentí el niño viajero del espacio, había abandonado mi casa por vez primera, solo en mi soledad me sentía anonadado, las calles me pare...cían los vericuetos más extraños y en ese trasegar encontré una grandilocuente carpa, me deslumbré con el gigantismo de un elefante y su parsimonia al andar, la monstruosidad de un viejo y desdentado león, las piruetas de unos monos ridículos, gocé las banalidades de unos payasos, me sentí libre y libertario; fue aquella vez que conocí el circo de la vida.

Poeta Maesse. Bogotá nov. 12/14
Ver más

Mis viajes