lunes, enero 5

MADRIGAL


Hubo una vez un madrigal en mi vida
herida estaba su alma y sentir 
un alma de mujer sin pretensiones 
entregué mis cuidados a protegerla
prodigué con mi pasión
nueva existencia
a la luz del nuevo ser insondable
mi refugio sosegó el invierno
madrigal transformado en mujer, ardor
si se anidaba eternamente en mí,
dediqué florecimiento eterno
oferente en todo
cuidados de jardinero amoroso…
ella, prefirió irse
indómito camino del abandono.

POETA MAESSE
FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
Diciembre 12 de 2014

Mis viajes