lunes, febrero 16

SANGRE EN EL FÚTBOL

Un hombre de unos treinta y seis años yace en el piso masacrado por una turba enardecida compuesta por unos doscientos hinchas furibundos, los cuales al grito de ¡dale rojo mata ya! y ¡azul mata rojo!, le golpean sin piedad; patadas, puños, garrotazos y el hombre tratando de ponerse en píe mostrando su camiseta totalmente blanca. 

Cuando logra incorporarse alguien por detrás le asesta una estocada derribándolo de nuevo, por un instante pareciera como si la turba se inmovilizara, y el hombre alcanza a quedar de rodillas mirando suplicante a sus agresores, pero es derribado por enésima vez, en esta ocasión de un golpe en la cabeza propinado por  un furibundo hincha rojo, y uno azul se abalanza sobre el inerme ser vapuleándolo una y otra vez hasta convertirlo en una masa sanguinolenta,  en un guiñapo humano.

De pronto, alguien en un instante de duda de la turba recoge al hincha de camisa blanca, al hincha de la paz, y corre, con él en brazos en busca de socorro.

FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA

Mis viajes