miércoles, marzo 4

LA MUERTE DEL ASESINO


YO. - Enfrentar la muerte del asesino
produce angustia y desesperación,
es el deber que llama  en las noches,
eternas noches que duran años
en la espera de decidir el último plazo.

CONCIENCIA. - Hoy debe morir el asesino no más espera
se vencen los plazos en la última noche
del encierro.

YO. - La noche de plenilunio entrega
sus últimos rayos de luz en un beso lastimero
de entrega postrera.

CONCIENCIA. - No habrá más horas de llanto,
no más lágrimas no más sangre
que devienen del torrente
que baña la luna roja inundando
la penumbra.

YO. - La luz es ahora silente con rayos de plata
enrojecidos por el crimen que debe ser castigado.

CONCIENCIA. - El eco del disparo recorre la inmensidad
eterna de la luz cabalgando en olas de dolor
de venganza y de placer.

YO. - La bala penetra en el océano de la espera,
en un piélago de desesperanza
y en su recorrer desgarra distancias
eternas de olvido,
leguas de mujeres engañadas.

CONCIENCIA. -El asesino está muriendo en un eterno grito 
desconsolado de tiempo perdido
y pasado.

YO. - La noche se hace más obscura
y el túnel conduce
al infierno en castigo merecido
la velocidad del fin es lenta y dolorosa,
años de suplicio devienen del futuro,
la tiniebla llega y allana el grito                                          
de dolor despliega vuelo en alas
de terror.

CONCIENCIA. - Enfrentar la muerte del asesino
cierra mis ojos y muero en el suplicio
del arrepentimiento luengo y feraz.

YO. - Él si verá la luz del nuevo amanecer
que irrumpe y destruye la tiniebla,
vivo y desafiando los abismos
eternamente.

Fabio Alberto Cortés Guavita
POETA MAESSE

Bogotá, febrero 28 de 2015

Mis viajes